Aunque todo sea único, nada está solo ni quieto y hay siempre un camino desde cada cosa a cualquier otra cosa, por muy lejanas o diferentes que pueda parecer que estén o sean. Nos humanos somos una conjunción muy afinada de todos los elementos o estados de la materia.


El elemento fuego se puede asociar con el estado material Plasma. El plasma, como buen convertidor, es el que mas nos conviene relativizar y equivaler con los otros elementos-estados porqué todo lo que decimos que es, también está cambiando. Pues, para una mejor convivencia entre lo estable y lo dinámico, nos es muy util balancear cuanto fuego hay en nuestros ahoras con respecto a la cuanta presencia haya de los demás elementos y también balancear cuanto convertir a que elementos en cuales otros para acercarse a un equilibrio general, porque es ahi donde mas bienestar vamos a encontrar en nuestras vidas.


El fuego nos viene muy dado, es el plasma que emerge antes de todo movimiento en toda materia y ser. Una energia etérica que vino al encuentro de la chispa personal que cada cual disponemos para que la desarrollemos. Podriamos conformarnos con esa permanente llama de la estrella pequeñita y firme que hay en nuestro corazón, pero el nos pide leña y a nos también nos gusta dársela.


No todas las hogueras ni corazones son iguales, aunque calienten parecido. Hay hogueras a las que se le echan muchos troncos de golpe y generan mas calor, pero a veces hacemos eso despreocupándonos de tener mas troncos preparados en la leñera para que se mantenga el calor luego. También, si las encedemos de nuevo al despertar sin antes haber llevado las cenizas a otro lado, la hoguera no va a generar todo el calor que podria, algo de leña estamos desperdiciando. El fuego facil facilmente se elitiza ante las brasas o las cenizas y con ello cree verse en un nuevo mundo separado del y superior al anterior. Pero por ese tipo de atajos uno suele acabar mas perdido, porqué no solo de que le añadan troncos cualquiera vive una hoguera, esa es solo una mas de las muchas tareas a cumplir para disponer de mas calor.


Nuestras creatividades son los combustibles externos que le añadimos a la hoguera interna que nos calienta y con la que damos calor a nuestro entorno. Desarrollamos proyectos porqué no estamos aislados, necesitamos espejarnos con ellos, mejor si el espejo es grande y está limpio pues. En parecido sentido, hacer cosas por seres cercanos nos da tanta buena energia como cuando hacemos algo bueno para nos mismos.


Amarse a uno mismo es mas pleno y tambien necesita de que otro ser que amamos también nos ame. Si nuestros proyectos seducen y o gustan, nosotros gustamos, y pues nosotros nos amamos mas todavia.


Cada vez me gusta menos la retórica, que lo que acabo enseñando es esotérica — Buddy James


Las nuevas creatividades van a nacer tan fluidas como mas hayamos hecho un trabajo previo de querer y encajar a las chispas anteriores y sus cenizas en espacios lo mas honrosos posibles para ellas, para lo que hay que esforzarse. Un nuevo chispazo creativo (sobre)venido no borra un viejo mapa, es mas bien ese viejo mapa, nuestra base actual, pidiéndonos que la optimicemos para que podamos navegar mejor el nuevo territorio mas amplio que vislumbramos enfrente.

Toda evolución de una parte de nuestro ser conlleva una similar involución de otra parte. Nos puede tentar ver a lo evolucionado como positivo y a lo involucionado como negativo, pero es mas retante dejarse seducir con el pensamiento de que lo que involuciona es el continuado desarrollo de una base que, al afinarse como nanotecnologia, permite que lo nuevo que llama a las puertas de nuestro corazón pueda entrar y o expandirse.


“A veces pasan cosas y me bloqueo, entonces decido sentirlas y mágicamente me libero. Siempre estamos a tiempo de una infancia feliz” — Inma Infante Quintero


Cuando nuestros sentimientos se expanden siempre hay un reto que soportar que nos supera. Los sentimientos quieren expandirse y necesitan un espacio amable detrás y libre enfrente para fluir mas cómodamente. Hay que buscar que es lo esencial que vamos a reciclar de lo que hasta ahora hicimos y sentimos, para usarlo como base estable para seguir construyendo desde ahi nuestra nave con las nuevas ideas que nos redundan en el presente para que les permitamos emerger mas plénamente.


Es normal que algunas de nuestras ideas mas avanzadas nos den vertigo, porque nunca somos capaces de realizarlas todo lo que decimos que nos gustaria. Hay cierto nivel de sobreilusión irrealista en nuestras proyecciones, sobretodo en las mas deseadas. Pero aunque vernos como irresponsables ante los proyectos que amariamos tenerlos mas realizados nos implique una contradicción interna y denote una prepotencia o hipocresia que no nos interesa mostrar ni alimentar, comprender que también somos así nos humilda ante la inabarcable ambición de nuestro corazón.
Con una comunicación mas de tu a tu con El, mas fácil nos será liberarle espacio. Seamos pues mas realistas (y responsables) sobre el cuanto somos capaces de ir afrontando que cosas ahora y que otras encarar mas adelante porque ahora no podemos, por mucho que digamos que ya hemos podido y o podríamos.


A la hora de desarrollar, hay cosas que rechazamos (reciclamos) y otras que posponemos. Lo pospuesto aplica a lo ya propuesto. Por ejemplo, hemos acordado una propuesta de proyecto con nuestro corazón y hemos decidido posponer realizarla rápido por el momento. Lo que mas posponemos es lo que menos nos atreveríamos a afrontar emocionálmente en el presente si ya lo hubiéramos realizado. En esos momentos sentimos un calor fuerte y lo tapamos eligiendo entretenernos con otras tareas diferentes que la que nos quema demasiado. A esto se le suele procrastinación, un término usualmente usado por informáticos, pero que es muy util usarlo también mas genéricamente para las pospuestas de propuestas.


Indagar en nuestras dinámicas de pospuestas es igual o mas importante que conocer nuestros mas visibles talentos a la hora de hacer realidad nuestras propuestas. Por que, cuando, como nos involucramos con cuales “esas otras desarrollos menos o poco importantes” que la mas valiosa propuesta que no atendemos porque nos quema demasiado todavia?. Es por una necesidad de complementariedad, que puede ser tanto porque necesitamos mas banalidad (dado el enfasis de importancia vital que le estamos dando a la realización del proyecto en si) y o porque esa otra tarea ayuda, indirectamente, a desarrollar una base y o complementos para el producto final. Si vemos que lo hacemos mas por lo primero, nos va bien vernos y revisar cuanto de parecido entusiasmo le estamos dando a eso accesorio, para que no estar supliendo al que le dariamos al desarrollo de nuestros proyectos “mas importantes” que decidimos posponer con tal banalidad. Lo banal es bueno vivirlo, pero banálmente mejor. Meor guardar la firmeza entusiasta para lo que mas nos importa y no nos autocastiguemos por posponer, mas bien fijémonos en que tipo de tranquilidad nos da la pospuesta, que será algo que no nos está dando ahora las tareas de realización de la propuesta, y talvez podria, y así se convertiría en una mejor propuesta todavia.


En general, al procrastinar nos empequeñecemos para empatizar mas con lo pequeño que es en la actualidad el producto final que tenemos como proyecto a desarrollar. Cuanto mas calor tiene una idea que nos viene y atrapa, mas dificil es para nuestras emociones dar los primeros pasos porqué empezamos a vislumbrar un largo trayecto de muchos pequeños pasos que habremos de esforzatnos en dar, situación la cual no parece tan satisfactoria como el disfrute presente de la idea final en si.

No nos agobiemos ni desmoralicemos, en cada avance solo estamos subiendo un escalón mas arriba que nos acerca un poco mas al cielo pero solo porqué nuestras raices (alejadas y a la vez magnificadas..) lo pueden soportar. Si no subimos mas rápido, es porqué en realidad no lo deseabamos tan realizado o ni queríamos ir tan rápido, nos vale o valía como faro y no tanto como barco, seguramente porqué otras veces habremos ido mas rápido a por otras cosas sin tanto faro y nos hemos estrellado y no queremos que eso vuelva a pasar.


Sentir un proyecto mas encorsetado si se le desarrolla mas estructura es una posibilidad pero esta argumentación suele ser, en la mayoria de los casos, una justificación que quiere esconder una voluntad de procrastinación.

Todo lo creativo emerge como novedad dentro de una base mas o menos ya estructurada. Una mejora en la estructuración ha de aportar mas estabilidad a la vez que mas abertura. Entre la creatividad y la estructuración no hay dilema ni una es mas buens que la otra, también hay que ser mas creativos con la estructuración. No se trata de “mas estructura está mal”, siempre se trata de “mejor estructura para una mayor creatividad”. El resultado ha de ser un sujetador mejor colocado, una hoguera básica que mira de reojo a su leñera y sonrie.

Ánimo con tus proyectos. Si quieres continuar viendo que es lo que ofrezco para desarrollarlos, clicka aquí. Si quieres ver mas diréctamente como, clicka aquí.